Siguenos en

Traducir

Spanish English French German Italian Portuguese Russian

Pronunciamiento MASTA sobre Ciudad Blanca

 

Comunicado del Pueblo Miskitu sobre Caso de la Ciudad Blanca 

Nosotros, los hijos de la Muskitia, constituidos en 12 Concejos Territoriales representativos y base social de MASTA, basándonos en el respeto a la herencia espiritual, ancestral y cultural de nuestros antepasados; amparados en el artículo 346 de la Constitución de la República de Honduras;Artículos 2, 3, 4, 6, 7, 15 y35 del Convenio 169 de la OIT para los Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes;Artículos 3, 4, 11, 12, 25 y 26 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, artículo 8J de la Convención de la Biodiversidad, marco que constituye los principios del derecho internacional reconocido por la comunidad internacional y que Honduras hizo suyo mediante el artículo 15 de la Constitución de la República; por este medio COMUNICAMOS a la comunidad nacional e internacional sobre el caso de la denominada “Ciudad Blanca”, los siguientes aspectos:

Primero: El Estado de Honduras recibió el territorio de la Muskitia hondureña departe del Reino Unido de Gran Bretaña, mediante la firma del tratado Cruz-Wyke celebrado en la ciudad de Comayagua, en el mes de diciembre de 1,859, en el cual el gobierno de Honduras se hace responsable a no violentar los derechos territoriales ancestrales del Pueblo Miskitu(Ver artículo III del Tratado Cruz – Wyke).

Segundo:El Gobierno de Honduras, con el auspicio de National Geographic, ha llevado a cabo la identificación de la ubicación geográfica de la Ciudad Blanca, conocido también como la ciudad perdida y en los medios masivos de comunicación como la ciudad del “rey mono”. La ubicación de dicha “Ciudad Blanca” se encuentra en el territorio demostrado en el mapa incrustado en el párrafo primero, reconocido por el Estado de Honduras como “Costa de Mosquito”, territorio perteneciente histórico y ancestralmente al Pueblo Indígena Miskitu.

Tercero:El Gobierno de la República ha autorizado de manera inconsulta a las instancias correspondientes a publicitar, excavar y extraer las piezas arqueológicas encontradas en dicha ciudad y luego ser trasladadas a alguna ciudad del departamento de Olancho. En ninguno de los procesos autorizados por el gobierno, referentes a: búsqueda, exploración, ubicación geográfica, excavación, extracción y traslado a otro sitio, se ha consultado con los Pueblos Indígenas de la Muskitia, demostrando la falta de interés del gobierno a respetar los derechos de los Pueblos Originarios a un proceso de consulta previa para el consentimiento, tal como lo establece el Protocolo Biocultural del Pueblo Miskitu.

Cuarto: Los Pueblos Indígenas, históricamente hemos sido objeto de constantes violaciones de nuestros derechos por injerencia extranjera, producto de la falta de políticas regulatorias claras y efectivas del gobierno relativas a la protección y preservación de las invenciones, patentes, derechos de autoría, prácticas tradicionales y seguridad de la población Indígena. Un ejemplo documentado es el caso de la masacre de mujeres en la comunidad de Awas por parte de la DEA en el 2012.

Por todo lo anteriormente expuesto y en el marco de los derechos de los Pueblos Indígenas de la Muskitia hondureña, nosotros los hijos de Tunkur, Truksulu, Waylang y Miskut, en el pleno goce de nuestros derechos, comunicamos ante la comunidad nacional e internacional, lo siguiente:

1. Exigimos la aplicación del artículo III del Tratado Cruz – Wyke, el cual establece que “el Gobierno de Honduras respetará la posesión de cualesquiera tierra que tengan los Indios Moscos en el territorio denominado Costa de Mosquito”.(Ver anexo: Tratado Cruz-Wyke)

2. Declaramos que la ubicación de los lugares sagrados de la Muskitia, como ser La Ciudad Blanca, Apalka, Raiti, entre otros que aún no han sido “descubiertos oficialmente”, nunca han sido desconocidos para los hijos de la Muskitia, quienes hemos recibido dichos conocimientos de manera ancestral por nuestros abuelos y así asegurar la inviolabilidad de los mismos por los saqueadores de oficio.

3. Exigimos la aplicación de los instrumentos internacionales relacionado con el proceso de consulta previa, libre e informada en la Muskitia, a fin de formalizar el modelo de protección y conservación propuesto por el Pueblo Indigena. No queremos queen los diferentes sitios sagrados de la Muskitia,suceda lo que ha ocurrido en las Ruinas de Copan.

4. Demandamos la creación de museos Indígenas en la Muskitia, en sitios debida y convenientemente identificados por el Pueblo Miskitu, en donde se guarden y se promuevan las piezas arqueológicas que son parte de nuestro patrimonio sociocultural histórico y actual.

5. Exigimos al Gobierno de Honduras, que la National Geographicy/o cualquier instituto o universidad, respete los derechos ancestrales del Pueblo Miskitu, desautorizando cualquier publicación en cualquier medio, relativa al patrimonio sociocultural sin el debido consentimiento del Pueblo Indígena Miskitu a través de su organización representativa.

6. Demandamos del Gobierno de Honduras, el desarrollo de capacidades locales comunitarias en la línea de antropología e Historia para el manejo de la riqueza y patrimonio sociocultural Miskitu.

7. Aclaramos al Gobierno de Honduras, que la Muskitia tiene una Historia milenaria relacionada con la cultura, valores, tradiciones y riquezas naturales propias; mismas que forman parte del patrimonio y se le debe dar protección, conservación y uso tradicional para su continuidad(para la coexistencia natural y espiritual).

8. Demandamos al Gobierno de Honduras, la creación de instancias desde la propia cosmovisión del pueblo miskitu y en cumplimiento del Decreto N° 262-2013en el marco del Plan de Nación, una mesa de trabajo sobre asuntos de antropología, derechos de autoría, prácticas tradicionales e innovaciones, con la participación plena y efectiva del pueblo Miskitu.

9. Todas las decisiones administrativas o legislativas sobre el desarrollo de cualquier acción en el territorio de la Muskitia,deben estar en plena aplicación de los compromisos adquiridos ante la comunidad internacional como ser: La Declaración de las Naciones Unidad sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, el Convenio 169 de la OIT para Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes, la Convención de la Diversidad Biológica, el Protocolo de Nagoya, la Directriz Akwe – Kon, Directriz de las Naciones Unidas sobre el consentimiento libre, previo e informado, las Recomendaciones de la UNESCO sobre la conservación de la Reserva del Hombre y la Biosfera Rio Plátano, entre otros.

En conclusión y en consecuencia de lo anteriormente descrito:

Nosotros los hijos del Pueblo Indígena Miskitu, nos declaramos totalmente en desacuerdo con la decisión arbitraria y unilateral del Gobierno de la República, sobre la exploración, extracción y traslado ilegal de las piezas arqueológicas de la ciudad blanca; así que, exigimos el retorno inmediato de las piezas arqueológicas saqueadas de nuestro sitio sagrado denominado “Ciudad Blanca”. Asimismo exigimos el respeto a los nombres que nuestros ancestros le dieron a este sitio sagrado para nuestro pueblo, y rechazamos enérgicamente el término ciudad del “rey mono”, que ha resultado de las investigaciones recientes, nombre que vemos como una acción denigrante, discriminatoria y racista en detrimento de nuestro pueblo miskitu.

Con la representación autorizada del Pueblo Miskitu, publicamos el presente comunicado, con formulación en Auhya Yari, a los 13 días del mes de Enero del año 2016.

 

pdfCOMUNICADO_PUEBLO_MISKITU-CASO_CIUDAD_BLANCA.pdf

pdfTRATADA_CRUZ_WYKE-NUEVO.pdf